Áfidos E.g. Aphis gossypii, Myzus persicae, Macrosiphum euphorbiae, Aulacorthum solani

Áfidos

Los áfidos son alimentadores especializados de la savia de las plantas. Insertan sus partes bucales tubulares en los contenedores de transporte en las hojas de las plantas, tallos y raíces y se alimentan de la savia que fluye allí. Al ser esta savia rica en azúcares pero pobre en los demás nutrientes que los áfidos necesitan, excretan grandes cantidades de azúcares excedentes como el melazo. Habitualmente, los áfidos son insectos de cuerpo blando y aspecto grueso, de 1 a 4 mm de longitud, que se agrupan alrededor de los brotes terminales o debajo de las hojas de las plantas. La mayoría de ellos tiene un par de estructuras tubulares prominentes que apuntan hacia atrás en la parte posterior del cuerpo. Su color va desde el verde hasta el negro, y algunas especies individuales pueden tener varias formas de color. Algunos producen cera, que cubre sus cuerpos y les puede dar un aspecto gris o blanco. Las colonias de áfidos pueden crecer muy rápidamente, cubriendo el follaje y debilitando la planta. Las copiosas cantidades producidas de melazo estimulan el crecimiento de mohos de hollín, lo cual debilita aún más la planta. La alimentación de algunas especies puede producir distorsión de las hojas. Los áfidos también son vectores importantes de los virus de las plantas. El historial de vida de los áfidos es complejo. Algunas especies de regiones templadas alternan entre huéspedes de invierno y de verano. Durante el verano, todos los ejemplares son hembras y pueden producir varios vástagos vivos por día, cada uno de los cuales está listo para alimentarse y contiene ya los embriones de la próxima generación. La mayoría carece de alas. A medida que crecen las colonias, los áfidos se apelotonan y la calidad de la planta disminuye. Esto conduce a la producción de áfidos alados que están en medida de abandonar la planta y encontrar nuevas colonias. A medida que se acerca el invierno, estas especies producen formas aladas masculinas y femeninas, que migran al huésped de invierno y se aparean. Las hembras pondrán seguidamente huevos durante el invierno antes de morir. Muchas de las especies de plagas comunes tienen formas que carecen de esta fase sexual: se reproducen continuamente durante todo el año en cultivos protegidos. Hay varias especies comunes de plagas que se producen en una amplia gama de diferentes cultivos:

  • Aphis gossypii: Forma parte de un complejo de especies, con muchas especies y formas similares, algunas de las cuales están vinculadas a plantas huéspedes específicas. Los ejemplares de una misma colonia pueden variar en color, desde verde pálido hasta casi negro, y algunos tienen una capa ligera de cera que les da un color gris.
  • Myzus persicae: Esta especie es extremadamente común en cultivos protegidos y al aire libre, y ha desarrollado resistencia a una amplia gama de varios tipos de insecticidas. Se produce en formas de colores verde, naranja y rojo. El áfido del tabaco (Myzus persicae nicotianae) suele conocerse como áfido rojo y a menudo se puede encontrar en cultivos de pimiento.
  • Macrosiphum euphorbiae: Es un áfido más grande con antenas largas, que también se encuentra en una amplia gama de formas de color.
  • Aulacorthum solani: Es un áfido de tamaño mediano que puede causar daños graves incluso en poblaciones bajas. Los síntomas más habituales incluyen el desarrollo de grandes manchas amarillentas en las hojas afectadas.

Agentes de Control Biológicos

  • Aphiline (Aphidius colemani)
  • Erviline (Aphidius ervi)
  • Apheline (Aphelinus abdominalis)
  • Aphidoletes (Aphidoletes aphidimyza)
  • Chrysoline (Chrysoperla carnea)
  • Adaline (Adalia bipunctata)

 

Principales productos para Áfidos